En el mundo de los chicos, las mujeres no son golpeadas

“La radiación es invisible, no se huele, no se percibe por los órganos de los sentidos. Sin embargo, daña la salud y puede llegar a ser mortal. Así pasa también con los niños, niñas y adolescentes expuestos a la violencia de género. A veces las consecuencias no son visibles en un primer momento, quizás se manifiesten a lo largo de los años, pero en la mayoría de los casos hay una afectación”. Expertos en violencia de género, sostienen que los niños y niñas testigos de la violencia doméstica y de maltrato hacia su madre viven “en un ambiente como si fuera de guerra. Nunca saben cuándo va a estallar el episodio siguiente”. En la actualidad, millones de menores en el mundo conviven a diario con el maltrato a sus madres.

Los niños y niñas que padecieron los efectos de la guerra compartían sus vivencias, pero los de la violencia de género la padecían en silencio. Los de la guerra, la habían dejado atrás y antes hubo momentos felices. Los que habían sido expuestos a la violencia de género empezaron a sentirse mejor a partir de estar en una casa de acogida. Antes no recordaban momentos felices. Es la advertencia que realizan los expertos, que recalcan que la violencia de género es una forma más de maltrato infantil para los niños que la sufren como testigos en el domicilio familiar.

No se admiten más comentarios